Ir al contenido principal

Adiós mi pequeña china, adiós.


Nos devolvieron ya definitivamente el sueño chino hecho añicos,  el expediente que por tantas razones no llegó a feliz término ya está de vuelta. Se acabó.


No es una locura que me de tanta pena, con aquel expediente  viajaron a China mis deseos y mis esperanzas de ser madre, tantas ilusiones que puse en aquel país que tanto se ralentizó. Siete años.
Los caprichos del destino y de ese hilo rojo nos desviaron en la larga espera hacía Kazajistán que tras una espera de más de dos años era el país donde esperaban nuestros hijos, los que iban a serlo de verdad, los que lo son hace poco más de tres años (que poco me parece...)
Pero aquella niñita de nuestros primeros sueños adoptivos tenía un nombre :Ailín, escogido por su padre y por mí y que fue creciendo con cada certificado de idoneidad renovado, primero de 0 a 2 años luego de  3 a 5  y hoy si hubiéramos seguido esperando ya tendría 8 años.

¿Un sueño que se  cambió por otro?

Al principio no, antes de la crisis, antes de asumir  las limitaciones de capacidad , de la edad y la economía, aún creía, aún acariciaba la idea de que Ailín algún día se haría realidad en mis brazos.
Tantas veces viajé  a China en mi fantasía y viví la  asignación y el momento de la adopción, tan real me parecía que a fuerza de visualizarlo pensé que se haría realidad.
Pero la vida  va forjando caminos que tu ni te puedes imaginar. Va quitando de tu vida personas y personajes y creando una nueva historia a fuerza de seres nuevos y capítulos intensos que, con colores distintos rectifican el boceto que tu ideaste.
La vida nunca resulta como la imaginas. A veces es mejor o... no se sabe.
Tengo a mis hijos de ojos de media luna, tengo a mi princesa oriental, a la que no le puse aquel nombre porque cuando conocía a mi Diana tenía 7 años y un nombre al que respondía y con el que se identificaba, lo único que tenía suyo y para siempre. Entonces yo aún creía que Ailín existía para nosotros también en otro país, que me esperaba en China.
No sé si algún día iré a aquel país cuya cultura tanto me atrae, pero las razones serán muy distintas y sé que lo disfrutaré mucho viendo su paisaje reflejado en los ojos de mis hijos. Porque desde que Kazajistán me los dio la vida es mucho más bonita reflejada en sus pupilas.
Adiós China, ya no tendré un hij@ tuyo. Pero te sigo añorando y tal vez un día pueda conocerte y presentarte a mis hijos, que me esperaban justo al lado de tu frontera.



Si queréis la letra de la canción y la traducción de esta preciosa canción de cuna , visitad el precioso blog  “Mi peque vino de China”:

Comentarios

  1. Con el corazón encogido me faltan palabras para expresar lo que siento en estos momentos. Fuerza y ánimo, fáciles palabras para un proceso con final amargo. No se ni puedo decir más...

    ResponderEliminar
  2. Hola Merche,

    ¡¡¡¡¡ HE PERDIDO TU TELEFONO¡¡¡¡¡ Y yo he cambiado el mío¡¡¡¡¡¡

    Por favor, mánadme un email a : p.rodriguez@interlex-spain.com
    que tengo muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiisimas ganas de hablar contigo.

    Besos mil

    Pilar (Marbella)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

La capacidad de amar

Lunes por la mañanaconversaciones de desayuno.
-Mamá eres la mejor madre del mundo…. Incluyendo a mi madre biológica.Primero te quiero a ti y luego a ella… Y yo le explico que esto no es un podio o una carrera, que no hay que dar puestos ni conquistar medallas. -Pero yo te quiero más a ti –me dice-. Entonces le lanzo la pregunta trampa: -         - ¿A quién quieres más a papá o a mamá? -          -.... ¡Eso no se pregunta!(Ahí le he dado) -          -Si quiero hasta mil os quiero quinientos a cada uno – me dice tras un rato en silencio.Y  añade al momento-Pero si os quiero tanto no me va a quedar  suficiente para querer a X.
Y yo le explico que no es así, que la capacidad de amar es la que uno tiene para querer, que no resta, ni divide, que si uno tiene una capacidad de amar de mil, será capaz de amar mil a su padre, a su madre biológica, a mí a su hermana y por supuesto a su amada X. Parece que se ha quedado más tranquilo.
No soy una santa, por supuesto que una parte de mí se sentiría alg…

ASOCIACIÓN NACIONAL DE DONANTES DE CUERPO A LA CIENCIA : un doloroso fraude

Mi hermano era una persona especial, con 37 años  le diagnosticaron un cáncer raro,  con un muy mal pronóstico. Le operaron y trataron con infinitas sesiones de quimioterapia intravenosa. Pero todo tratamiento resultó en vano, la rara etiología del cáncer que le tocó, resultó un fiasco para la medicina. Y cuando los médicos le dijeron que no podían hacer nada más por él, él buscó una manera de que todo aquel sufrimiento y lucha sirviera para algo, sirviera para alguien: vida después de la vida. Era una persona generosa y así cuando ya nada se podía hacer para curarle, decidió que donaría su cuerpo a la ciencia, para que si alguien más lo padeciera sirviera su muerte para salvarle, o al menos para que los científicos pudieran estudiar sobre lo que no pudieron remediar. Para ello se dirigió donde cualquiera que quisiera buscar información se dirigiría: a internet. La cesión de su cuerpo fue a través de la página web:                   



http://www.asociaciondonantesdecuerpo.es/

Esta página p…

LA HISTORIA DE ERNESTO

Autor: MERCE COMPANY Editorial: SM ISBN:84-348-1929-5 AÑO: 1986 1ª edición (yo tengo la 25ª)

La historia esta bien desarrollada y bien planteada transcurre a lo largo de un día: el quinto aniversario de la llegada de Ernesto. Sus padres y él lo celebran todos los años. Ernesto es un niño adoptado de seis años y cada aniversario pide que le vuelvan a contar los detalles de todo lo hicieron sus padres para adoptarlo. Le cuentan por qué sus padres biológicos no pudieron criarlo, por qué ellos lo adoptaron y qué es lo que significa ser padres. El niño cada año pregunta cosas nuevas y los padres le dicen la verdad en la medida que es capaz de comprenderla. Este año lo celebran, además, con un regalo muy especial: le regalan una gatita a la cual Ernesto decide adoptar.
La salvedad que para mi tiene este libro y que me parece injustificable es cómo alguien que parece conocer el mundo de la adopción tan bien, permite que en su contraportada, en la 25 edición (no ya en las primeras) en la reseña …