Ir al contenido principal

Reaprender a escuchar jugando


A menudo tenemos la impresión de no ser escuchados, de no ser atendidos, nosotros mismos en cualquier conversación parece que más que a escuchar lo que hemos aprendido es a poner la oreja, dejamos la oreja puesta con la actitud de escucha en piloto automático y o bien nos ponemos a pensar en qué vamos a contestar, o en cómo exponer nosotros nuestra experiencia o volamos con la mente a nuestras cosas o sencillamente, "nos conectamos a masa"...(a veces somos capaces de hacer creer a alguien que le estamos escuchando mientras seguimos atentos a la pantalla de la televisión de un ordenador o una tablet o un periódico)

Partamos de un principio elemental: hay diferencia entre oír y escuchar. El escuchar puede definirse como el proceso por el cual el lenguaje hablado es convertido en significado en la mente.

Escuchar, entender lo que oímos no es fácil, a veces es cuestión de actitud.

Dejándonos aparte nosotros, los adultos -pero no muy aparte- nos asombra que los niños parecen desarrollar una sordera selectiva, escuchan lo que quieren o les interesa y a veces si están jugando o hay tecnología de por medio ni siquiera eso.

Usemos pues los juegos y las nuevas tecnologías para iniciarles en ejercicios de escucha activa y discriminación de sonidos, en la calle, la casa o el campo, juguemos a saber distinguir los sonidos. Juguemos a entender lo que oímos, juguemos a escuchar.


Jugar a adivinar sonidos.

Eres capaz de distinguirlos todos?


Los sonidos del cuerpo humano:









Los sonidos de casa:






Los sonidos de los trasportes:










Aprender a escuchar la naturaleza.






"De todas las funciones lingüísticas básicas, es el escuchar la primera en desarrollarse. Este desarrollo se inicia en el interior del mundo familiar y cuando encuentra en él condiciones favorables, se advierte luego en la comunicación de los niños con sus pares y profesores, una vez iniciada la etapa preescolar y básica. Sin embargo, tal como lo señalan Kean y Personke (1976), el interés de los niños por escuchar decae bastante y “la mayoría que entró en el colegio con un mejor desarrollo del escuchar que del hablar, abandona sus estudios escolares con un mejor desempeño en el hablar que en el escuchar”.(Cecilia Beuchat)


Sabemos cómo ayudar a nuestros hijos en el desarrollo de la escucha activa. ¿A qué niño no le gusta que le cuenten o contar un cuento? Los libros son unas herramientas estupendas para interactuar con los niños. Leerles o contarles cuentos y aún mejor que ellos nos cuenten un cuento a nosotros.  Enseñarles a escuchar, a entender lo que oyen y que aprendan a ordenar las historias para luego contárnoslas, les harán doble beneficio: aprender a organizar sus pensamientos y sentirse escuchados.

Ayudarles a aprender a escuchar y mantener y desarrollar ese aprendizaje de escucha activa en nuestros hijos y de paso tampoco estaría mal el recordarlo y practicarlo los adultos, que a veces parecemos pensar en lo que nos están contando y en realidad estamos pensando en lo que vamos a responder, en el mejor de los casos. Entono el mea culpa.

Sin libros ni vídeos, sólo con la imaginación.

Un juego muy divertido:
A quien le toque (da igual niño o adulto) tiene que levantarse y salir de la habitación o apartarse de la "reunión", piensa en un sonido y hace como que lo esconde en su mano.
Cuando vuelve abre la mano y emite el sonido.
Hay que adivinar de qué se trata y si no  se identifica, el niño tiene que darnos pistas onomatopéyicas acompañadas de mímica.




He encontrado este cuadro , ninguno de los pasos es tan fácil como a simple vista parece, a veces falla uno a veces no pongo en practica ninguno (sobre todo estoy viéndome cuando se me echa la hora encima y estoy haciendo la comida que no está saliendo cómo esperaba o cuando esperaba y que resulta ser siempre el momento favorito para contarme justo las cosas en las que más atención tendría que poner...)




Más sobre escucha activa: http://edukame.com/escucha-activa-ayudar-a-entender-lo-que-le-pasa-al-nino#

En una próxima entrada : 

El libro: "Cómo hablar para que sus hijos escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le hablen"








Comentarios

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…