Ir al contenido principal

Abandono o renuncia. A vueltas con la palabra abandono.

Una de las palabras que más se repiten en aquellas cuestiones relativas  a la adopción es ABANDONO
Abandono es una palabra que evoca muchas cosas, y que es dolorosa, el abandonar un proyecto, un trabajo,  una casa, una ciudad… y sobre todo duele el sentirse abandonado, ¿alguien no lo ha sentido alguna vez?
No resulta difícil evocar ese sentimiento desde las dos orillas, sentimiento que es exponencialmente más intenso cuanto más vulnerable se es… duele estés en el lado que estés.  También duele cuando es un ser querido el que lo padece.
Hablando de adopción, de los niños que no han crecido -por el motivo que sea- en el seno de su familia de origen, y que han llegado a nosotros tras pasar un tiempo en una institución; nos duele terriblemente el pensamiento de esa separación forzosa, tanto que nos nubla el sentimiento de empatizar con la persona que lo produjo.
Siendo humanamente imperfectos, y no habiendo sentido en nuestras carnes las circunstancias que hayan llevado a ese abandono, se nos hace imposible la idea de renuncia a ese hijo, a un hijo de las entrañas.
Tenemos suerte. Probablemente y aunque podemos en un esfuerzo, idear el escenario de un abandono, difícilmente habremos padecido una circunstancia parecida (excluyo a los adultos adoptados) podemos imaginarlo, imaginar cómo se sienten nuestros hijos cuando nos preguntan qué hicieron mal, qué tienen ellos o cual es la razón que les hace diferentes y que les hizo ser  “rechazados” por su madre o familia de origen.
Podemos incluso en un alarde de humanidad ponernos en la piel de la madre que renuncia a ese hijo y sentir que también debió de ser duro para ella y que ese vacío tiene que arrastrarlo durante el resto de su vida. No conocemos las circunstancias, ni la razón de esa renuncia. Pero conocemos el sentimiento que crece en nuestros hijos con la idea de su abandono.
Un sentimiento que les lastrará toda la vida si no encontramos la manera de aliviarlo. Una idea autolimitante que les encadenará a un sentimiento de inferioridad para el que tenemos que encontrar la manera de liberarlos.

Cambiar abandono por renuncia es más que una permuta de palabras, es negociar con la idea de que no han sido rechazados sino que han renunciado a ellos, con la carga de humanidad que esto conlleva.
La vida de un hijo es valiosísima. Tras una gestación de nueve meses renunciar a vivirla para que él pueda seguir viviendo, tiene que doler muchísimo.
En un alto porcentaje de casos seguramente, a poco que esa madre hubiera tenido  las mínimas condiciones, alguna posibilidad de mantenerlo junto a ella (no sólo me refiero a circunstancias materiales, sino también de índole, social o psíquica) no hubiera  recurrido a algo tan extremo como esa renuncia por imposibilidad de cuidarlo. Y voy más lejos, aun en el caso de las retiradas de custodia, ¿qué circunstancias llevan a una persona a la desatención de sus hijos? aquí estaríamos hablando también de abandono. El abandono de la madre, ese abandono absoluto, cuando se ha llegado al final de la energía de lucha.



Es sólo una reflexión personal, he leído mucho sobre el abandono, y creo que quizás en vez de llenar esa palabra de contenido, cuando nuestros hijos la pronuncien, debería buscar la manera de aligerarla para que ese concepto no los obstaculice ni les estorbe,  para que no padezcan limitaciones, para dotarles de una herramienta con la que sean capaces de romper esa cadena que les ata a unas ideas coartadoras que pueden lastrarles de por vida.

Comentarios

  1. Renunciar es que el adoptado comprenda que esos padres biologicos tenian que salir de nuestra vida por nuestro bien y que fue lo mejor que pudo pasar. Es complejo de aceptar y comparto la idea de lo dificil que es tener empatia con los que renuncian. En mi blog he escrito sobre estos temas y de la resiliencia en adoptados, ademas de mi experiencia resiliente como adoptada muy maltratada que supero absolutamente todo lo vivido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de descubrir tu blog, gracias por cada comentario por cada experiencia compartida. Te leeré despacito porque resulta muy interesante y enriquecedor tu punto de vista y tus aportaciones. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me a encantado este post!!tema muy interesante y dificil de tratar por los padres adoptivos cuando tenemos que hablar con nuestr@s hij@s sobre 1 palabra tan dolorosa como es:abandono..algo que les transmite tanto malestar,dolor e incluso culpabilidad..Intentare que mi hija la cambie por renuncia,algo que quizas haga que alivie 1 poco esa carga..Gracias x esta explicación tan reparadora y resilente!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…