Ir al contenido principal

La vuelta al mundo en 2190 días

Hoy se cumple el aniversario del día más importante de nuestra vida: El nacimiento de nuestra familia.
Los recuerdos afloran con fuerza, las emociones, la intensidad de todas ellas, el miedo, aquel día junto con la ilusión,la más fuerte era el miedo, la tremenda responsabilidad de convertirte en madre, de convertirnos en padres de dos niños de los que nada sabíamos ni siquiera teníamos sus fotos, ni la edad, a ciencia cierta nada sabíamos de su pasado, de sus vivencias ni de cómo eran.

Desde entonces la vida ha sido distinta, el mundo ha cambiado mucho,  muchas de nuestras circunstancias, de nuestras realidades son distintas y todos hemos tenido que adaptarnos a  esos cambios, aprendiendo a fijarnos en el color del cristal por el que la vida  se mira  e incluso he aprendido a mirar el mundo a través de sus ojos, sus profundos ojos rasgados que son capaces de acelerar los latidos del mundo y parar los de mi corazón.
Hace seis años que estamos juntos y a veces, como hoy, parece que fue ayer cuando nos conocimos y otras que llevamos toda la vida juntos. 
Aquellas emociones y sentimientos que vivimos en el aniversario que hoy celebramos, permanecen vivas en el recuerdo y refuerzan lazos que han tenido que crearse partiendo de mucho más adelante que cero, fuertes lazos de unión que hemos tenido que aprender a crear como los marinos,  tejiendo afectos inventando mil maneras de afianzar vínculos, estando alerta a los golpes de viento, atando cabos, sujetando fuerte el timón cuando surgen  tempestades, incluso aprendiendo a relajarnos y a mirar el paisaje cuando las aguas están en calma.

Hace 6 años el barco de nuestra familia zarpó desde la ciudad que está más lejos del mar y seguimos navegando  e inventando día a día nuevas rutas.
Surcando la vida juntos para siempre.









Comentarios

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…