Ir al contenido principal

La vuelta al mundo en 2190 días

Hoy se cumple el aniversario del día más importante de nuestra vida: El nacimiento de nuestra familia.
Los recuerdos afloran con fuerza, las emociones, la intensidad de todas ellas, el miedo, aquel día junto con la ilusión,la más fuerte era el miedo, la tremenda responsabilidad de convertirte en madre, de convertirnos en padres de dos niños de los que nada sabíamos ni siquiera teníamos sus fotos, ni la edad, a ciencia cierta nada sabíamos de su pasado, de sus vivencias ni de cómo eran.

Desde entonces la vida ha sido distinta, el mundo ha cambiado mucho,  muchas de nuestras circunstancias, de nuestras realidades son distintas y todos hemos tenido que adaptarnos a  esos cambios, aprendiendo a fijarnos en el color del cristal por el que la vida  se mira  e incluso he aprendido a mirar el mundo a través de sus ojos, sus profundos ojos rasgados que son capaces de acelerar los latidos del mundo y parar los de mi corazón.
Hace seis años que estamos juntos y a veces, como hoy, parece que fue ayer cuando nos conocimos y otras que llevamos toda la vida juntos. 
Aquellas emociones y sentimientos que vivimos en el aniversario que hoy celebramos, permanecen vivas en el recuerdo y refuerzan lazos que han tenido que crearse partiendo de mucho más adelante que cero, fuertes lazos de unión que hemos tenido que aprender a crear como los marinos,  tejiendo afectos inventando mil maneras de afianzar vínculos, estando alerta a los golpes de viento, atando cabos, sujetando fuerte el timón cuando surgen  tempestades, incluso aprendiendo a relajarnos y a mirar el paisaje cuando las aguas están en calma.

Hace 6 años el barco de nuestra familia zarpó desde la ciudad que está más lejos del mar y seguimos navegando  e inventando día a día nuevas rutas.
Surcando la vida juntos para siempre.









Comentarios

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…