Ir al contenido principal

Día del padre 19 de Marzo del 2011

Se levantó el día y mi cabeza con una espesa niebla que a medida que el sol iba calentando se fue disipando, la nebulosa que espesaba mis pensamientos también.

Como era sábado,el día estaba planeado como de diversión continua: por la mañana Títeres en la biblioteca municipal comida en algún restaurante y tarde de paseo.

Como por trabajo no podía ir a la función de títeres con los niños le tocó a Eduardo pero antes de que fueran les busqué el vídeo de la función de marionetas que sale en la película sonrisas y lágrimas y que tanto les gustó que me hicieron que se la repitiera tres veces.

¡Qué envidia y qué rabia me dio no poder ir con ellos a los títeres!, es lo malo de mi trabajo que Eduardo no puede sustituirme.

Para comer decidimos ir a un restaurante cerca de casa donde la comida suele ser muy buena, no así el servicio pues equivocación tras equivocación dejaron pasar más de tres cuartos de hora entre el primer y segundo plato y cuando les llamamos la atención sobre esto nos trajeron la carta de los postres!

Pedimos la cuenta, ya desganados y nos fuimos sin comer el segundo plato…

Para tomar un postre bajamos hasta la playa donde la espesa niebla, aunque en retirada , aún se suspendía sobre un mar absolutamente en calma, raso sin olas ni siquiera ondas, apenas parecía un lago más que un mar, un estanque de algún líquido gelatinoso y con el vapor de las nubes bajas que borraban el horizonte mi imaginación me trasladó de inmediato al lago Ness, y no me hubiera extrañado nada que una cola estriada hubiera surgido de ese extraño fluido que no parecía el mar.


Mi imaginación...lo sé, siempre en marcha,tratando de descifrar lo percibido, jugando con las imágenes y con las palabras, a veces también con la música intentando interpretar las emociones que las cosas me provocan…

La imaginación es un país donde las cosas son diferentes, no siempre son como uno quiere allí tampoco pero con un poco de suerte puedes redibujar las cosas mientras suceden…porque suceden de verdad aunque luego no existan, las cosas de la imaginación son como los colores, en realidad no existen tan sólo los vemos y existen gracias a nosotros que los vemos y les hemos dado nombres.

Diana, mi hija vive constantemente a uno y otro lado del espejo, como me sucedía a mí, -bueno aun me sucede-imagino que una infancia no muy feliz ayuda a potenciar esta habilidad o viceversa, el caso es que da igual el porqué si el resultado es ser capaz de vivir las cosas como testigo e intérprete, verlas como son o inventártelas cómo quisieras que fueran.

Este verano visitando un castillo empezaba a aburrirse y en seguida me preguntó si yo creía que en ese castillo había en verdad princesas… cuando le contesté que las hubo en un pasado lejano, no pareció gustarle mucho mi respuesta entonces me preguntó por las hadas – que como bien sabemos todos habitan en todas partes, pero sólo se pueden ver en algunos sitios especiales-. Un momento después de hacerme la pregunta el sol al reflejarse en mi anillo hizo rebotar la luz por un segundo como una chispita en la pared de una de las almenas a dónde íbamos a entrar y me dijo muy excitada:

-¿Has visto eso mamá?

-Si Diana…shhhh…no la descubras… ya sabes lo que es verdad?

-Si mamá es un hada…¡si que son pequeñitas!

Y ya toda la visita fue para ella mucho más entretenida mirando por los rincones, por las rendijas y las grietas.

Diana y yo tenemos una complicidad especial en el tema del mundo de la fantasía y he descubierto que además es muy útil para hacer más llevaderos incluso interesantes otros temas menos divertidos, como la música clásica.
Cuando vamos en el coche a veces le pido que me describa de que se trata o que cuenta la música que suena y hemos llegado a catalogar perfectamente dos nuevos géneros de música clásica: las del género de las hadas y las de las princesas.
Ahora incluso yendo sola me encuentro descifrando las notas y los instrumentos para ver a cuál de los dos géneros pertenecen.
Aunque claro nuestras fantasías tienen protagonistas diferentes, mientras yo pienso en princesas medievales para ella su arquetipo se parece más a Barbies y Rampunceles y en cuanto a hadas -y aunque a las dos nos gusta la Campanilla de Disney-, a ella le gustan más las Winx.
¿Problemas generacionales?

Comentarios

  1. ¡Qué bonita entrada ¡
    Y te "envidio" el saber oir... escuchar... sentir la música.
    Un abrazo
    Itsaso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…