Emilio Calatayud. El compromiso de un juez comprometido.

Ayer en Ganada y promovido por la asociación Afam (Asociación de Familias Adoptivas Multiétnicas),  Don Emilio Calatayud, juez titular del Juzgado de Menores nº 1 de Granada, dio una charla a padres adoptivos. En realidad fue una charla a padres que, como el mismo Don Emilo dijo "sois padres con circunstancias especiales”. "Padres - dijo-, cuyos hijos si cabe, son niños muy deseados, casi seguro que mucho más que muchos de los biológicos, pero cuya situación de adoptados les va a otorgar esa categoría de especial" por lo que tenemos que prepararnos para afrontarlas si se nos presentan.

Habló de niños y de padres, de sus sentencias y sus experiencias y lo hizo con su particular sentido del humor y su visión de una realidad tan cruda y tan amarga como puede ser la de los niños que se sientan en su banquillo, arrancando risas dibujando trágicas realidades.
Nos enseñó a distinguir entre cometer un delito  y ser un delincuente, un delito, nos explicó es algo que todos podemos hacer o haber hecho y va desde conducir con una copa de más, trapichear con falsificaciones de marcas (relojes, camisetas, comprar copias de Dvd, etc) algo que poco tiene que ver con ser un delincuente y nos trasmitió que el 80 % de los chavales que juzga cometen delitos pero no son delincuentes.Y del otro 20 % con perfil de delincuente tiene la convicción de que hay que molestarse en investigar qué historia tiene ese niño detrás. Y nos hizo ponernos en el lugar de los padres de los niños  delincuentes: “todos podemos ponernos en el lugar de los padres a los que han violado o asesinado a su hija, pero ¿y en el lugar de los padres de los que han cometido el delito...?” 
Nos contó muchas de las sentencias ejemplares que le han hecho famoso, por ser pioneras y poco convencionales: menores condenados a aprender a leer y a escribir,  a limpiar la zona del botellón, o el cementerio de su pueblo, a cuidar a ancianos o a tocar el tambor tras las procesiones de semana santa entre muchas otras.  Nos recordó que junto con los derechos de los niños existen unos deberes que se nos está olvidando inculcarles a la vez, en casa y en el colegio. Nos leyó el artículo 154 de la constitución pero sobre todo el, para muchos padres desconocido artículo 155. 
Nos advirtió de los peligros de las nuevas tecnologías, que se vuelven adictivas hasta el punto de modificar la personalidad de nuestros hijos y cuyo mal uso puede darnos muchos disgustos como padres y a ellos  por cometer delitos a  veces  por desconocimiento de que lo son.

Nos hizo la recomendación muy en firme de que hiciéramos firmar a nuestros hijos un contrato similar al de la madre americana le hizo firmar a su hijo cuando le regaló un iphone, para poder tener un control sobre ello, cada vez más  necesario.  

(Os lo reproduzco aquí para quien esté pensando en regalarle un móvil, una tablet o un ordenador a su hijo)

1. Es mi teléfono. Yo lo compré. Yo lo pagué. Yo te lo presto. ¿A qué soy genial?
2. Yo siempre sabré la contraseña.
3. Si suena, cógelo. Di «hola». Sé educado. Coge siempre, siempre, la llamada de mamá y papá.
4. Entregará el teléfono a mamá o a papá a las 7:30 de la mañana cada día de colegio y a las 9:00 de la tarde durante el fin de semana. Estará apagado toda la noche y se volverá a encender a las 7:30 de la mañana. Si no llamarías al teléfono fijo de alguien, porque pueden responder sus padres, tampoco llames o envíes mensajes al móvil. Respeta a las otras familias como nos gusta que nos respeten a nosotros.
5. No te llevarás el iPhone al colegio. Conversa y habla con la gente y con tus amigos en persona. Los días de media jornada, las excursiones y las actividades extraescolares requerirán consideraciones especiales.
6. Si el iPhone se cae, se golpea o se estropea, tú eres el responsable. Por tanto, asumirás los costes de la sustitución o de la reparación. Para ello ahorra dinero de tu cumpleaños o realiza otros trabajos: corta el césped, haz de canguro... Si el iPhone se rompe, tendrás que estar preparado.
7. No uses el iPhone para mentir, hacer tonterías o engañar a otro ser humano. No te involucres en conversaciones que sean dañinas para los demás. Sé un buen amigo.
8. No envíes mensajes, correos electrónicos o digas nada a través del iPhone que no dirías en persona.
9. No envíes mensajes, correos electrónicos o digas a alguien algo que no le dirías en voz alta y en presencia de sus padres. Autocensúrate.
10. Nada de pornografía. Busca en la web información que compartirías abiertamente conmigo. Si tienes alguna duda sobre algo, pregunta a una persona. Preferiblemente, a tu padre o a mí.
11. Apágalo o siléncialo cuando te encuentres en lugares públicos. Especialmente en restaurantes, en el cine o mientras hablas con otro ser humano. No eres una persona maleducada, no dejes que el iPhone cambie eso.
12. No envíes ni recibas imágenes íntimas tuyas ni de otras personas. No te rías. Algún día estarás tentado de hacerlo, a pesar de tu gran inteligencia. Es arriesgado y puede arruinar tu vida de adolescente, joven y adulto. Es siempre una mala idea. El ciberespacio es más poderoso que tú. Y es difícil hacer que algo de esa magnitud desaparezca, incluyendo una mala reputación.
13. No hagas millones de fotos o vídeos. No hay necesidad de documentar todo. Vive tus experiencias. Quedarán almacenas en tu memoria para toda la eternidad.
14. A veces conviene dejar el iPhone en casa. Siéntete seguro de esa decisión. No es un ser vivo ni una ninguna extensión de tu cuerpo. Aprende a vivir sin él. Tienes que vencer el miedo a perderte algo que está ocurriendo y a estar siempre conectado.
15. Bájate música que sea nueva o clásica o diferente de la que millones de chicos como tú escuchan, que es siempre lo mismo. Tu generación tiene un acceso a la música mayor que cualquier otra de la historia. Aprovecha ese don. Expande tus horizontes.
16.De vez en cuando puedes jugar a juegos de palabras, puzzles y rompecabezas.
17. Mantén tus ojos abiertos. Observa el mundo que te rodea. Mira por la ventana. Escucha a los pájaros. Date un paseo. Habla con un desconocido. Pregúntate sin es necesario buscar en Google.
18. Meterás la pata. Te quitaré el teléfono. Nos sentaremos y hablaremos sobre ello. Volveremos a empezar. Tú y yo siempre estamos aprendiendo. Somos un equipo. Estamos juntos en esto.

Si queréis saber más sobre este contrato y su procedencia: http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20140110/abci-contrato-madre-iphone-201401091035.html


Nos habló de la necesidad de ser padres de nuestros hijos (no amigos, ni colegas) y ejercer como tales con cariño, firmeza y disciplina.
Recomendó a padres y maestros hacerse un buen seguro de responsabilidad civil porque los niños responden de sus actos a partir de los 14 años pero los padres también  pagando económicamente por los delitos que sus hijos hayan cometido, y si se cometen en el centro escolar, es el centro el que paga y si es bajo el cuidado o tutela de un profesor, es el maestro el que paga.

Pacto por el menor

Persigue y trabaja por conseguir un "pacto por el menor" en los que todos los elementos implicados en la infancia y adolescencia: padres, maestros, políticos y legisladores trabajen para conseguir una educación de los niños consensuada y cabal. 
Pide a los políticos que legislen con sentido común, y así nos habló de  la incongruencia de nuestro sistema legal cuando por ejemplo una niña de 12 años puede comprarse sin conocimiento de los padres la pastilla del día después pero no puede consentir relaciones sexuales, o una chica de 16 años puede abortar sin conocimiento ni consentimiento de sus padres pero no puede comprar tabaco o hacerse un piercing sin  su consentimiento  o un chico puede negarse a enseñarle las notas a sus padres" porque afecta a la intimidad" y en el centro donde estudie tampoco se las van a dar a los padres por idéntico motivo.
Así están las cosas.

Racismo:

El encuentro de padres con el Juez Don Emilio Calatayud fue promovido por AFAM, Asociación de Familias Adoptivas Multiétnicas, por lo que la mayoría de los asistentes compartíamos una preocupación común: el racismo.

En el turno de preguntas los padres y madres asistentes le pedimos que les hablara de los delitos de racismo en los jóvenes. Nos dijo que hasta ahora en Granada él no tiene constancia ni experiencias con delitos de esta índole a la vez que nos explicó que  las vejaciones son delitos y son sancionables. Si es en el colegio, el colegio es el que tiene que tomar medidas, si no lo hiciera debemos saber que son denunciables desde los 14 años.
Nos dijo que hay que hacer una política de sensibilización en la escuela y este juez comprometido se comprometió a que en todas las charlas que dé a partir de ahora en colegios e institutos va a tratar de este tema como su aportación a la educación y prevención, así como el compromiso de difundir la necesidad de sensibilización a través de su blog .

Los padres adoptivos agradecemos y contamos con su ayuda inestimable y además de lo interesante de la charla y lo que pudimos aprender con ella, gracias a este encuentro promovido por AFAM, contamos con una valiosa herramienta para la concienciación en la igualdad y tolerancia en las escuelas: la palabra y la pluma de alguien  a quien se escucha porque hablando de manera cercana y que se  entienda, sabe hacer llegar su mensaje.

Para quien quiera saber más, en Youtube hay numerosos vídeos que hablan de este carismático Juez.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas