Ir al contenido principal

Ni más alto, ni más claro

Carta de una madre a los profesores con ocasión del festival de fin de curso.


Estimados profesores:

En primer lugar quiero felicitarles, tanto a ustedes como a los niños por el festival de inglés de fin de curso. Fue divertido, todo salió muy bien, disfrutamos y pasamos un buen rato… sabemos el trabajo que es organizar a más de doscientos niños, las horas de ensayo, el esfuerzo que hacen  todos…


Estimados profesores y maestros, cuando me senté en segunda fila con mi máquina de fotos preparada , entendí de golpe porque estos festivales me hacen crujir los huesos y me ponen un nubarrón en la cabeza … de pronto pensé que ya sabía quién iba a presentar el festival, que niños iban a ser los protagonistas, quienes iban a estar en primera fila en el escenario durante toda la actuación , quienes iban a estar al fondo, en la última fila y en los laterales confundidos o medio ocultos por los telones y cortinas… fue triste cuando vi que acerté al cien por cien. En realidad no adiviné nada, solo me bastó recordar los seis festivales anteriores, porque siempre son los mismos… los de la primera y los de la última fila.


Estimados profesores, se cuanta es su ilusión y que quieren que todo salga bien por los niños, por ustedes, por el colegio… (El orden me da igual) y que por ello unos niños ocupan un lugar y no otro… y algunos jamás serán protagonistas en ningun festival.


Estimados profesores, los padres no otorgamos la Q de calidad a ningún colegio, no somos críticos teatrales… somos padres entusiastas que acudimos a ver a nuestros hijos… y si a alguno de los niños se le olvida lo que tiene que decir, o se tropieza o gira al revés los padres nos reímos y aplaudimos para animar al olvidadizo o al que se ha enredado… somos buenos espectadores.
Estimados profesores, les quiero sugerir una cosa… sean valientes y cojan a todos esos niños del fondo del escenario, a los invisibles y póngalos en la primera fila, denles los papeles princípiales o protagonistas… y si se les olvida el texto, si su inglés o euskera es pésimo o incomprensible, si se enredan, se tropiezan, si se les cae el sombrero o se les olvida lo que tienen que hacer … ¡qué importa!

Ustedes son docentes, nada más ni nada menos que docentes. ¡No pierdan la dorada oportunidad para educar que se da en un festival de fin de curso! 

Estimados profesores, los niños de la primera fila desde que entran en el colegio sienten que ellos valen, que saben hacer las cosas, que tienen su lugar… y lo saben porque se los dicen ustedes con su lenguaje no verbal, se lo dicen sus compañeros, los exámenes, las notas …
Los niños de la última fila, desde que entran en el colegio, sienten que no valen, que son de segunda, que no llegan a pesar de su esfuerzo, que son inadecuados… y lo saben porque se lo dicen sus miradas, sus imperceptibles gestos, sus palabras, sus prisas, y se lo dicen sus compañeros en el aula, en el patio… se lo dicen hasta las paredes del aula… y se lo dicen ellos mismos, que son muy listos y se dan cuenta de todo.


¡Maestros y profesores sean valientes¡ pongan en primera fila a todos estos niños que siempre están al fondo del escenario, invisibles y nerviosísimos porque temen meter la pata como siempre,  y estropearlo todo… demuéstrenles con hechos que confían en ellos, que si que valen, que son muy capaces, que les aceptan como son… y que si se les olvidara todo lo que tienen que decir, si se pisaran el vestido y se cayeran de cabeza… no pasaría nada… nada, porque les aceptamos como son y nos gustan así.


Estimados docentes, no olviden que siempre en la platea habrá un público de padres que aplaudirá a todos, y un grupito de padres que aplaudirá todavía más fuerte, si cabe… los padres de los niños que ayer como siempre estaban al fondo escenario… invisibles y muy muy nerviosos.


Aplausos también para ti, mi querida Itsaso.

http://cuadernoderetazos.wordpress.com/2014/05/30/festival-del-fin-curso-una-peticion-y-flores/

Pinturas de : ZOU CHUAN-AN.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…