Ir al contenido principal

Otra forma de aprender es posible.

En la charla  que impartió la psicóloga Elena Borrajo a través del Instituto Familia y Adopción, (y cuyo resumen lo tenéis en la entrada anterior a esta reseña)  nos recomendó tres libros: 

“El niño abandonado” de Niels Peter Rygaard.  De la editorial Gedisa.



Con un tono optimista y esperanzador y su  estilo sencillo y directo, al alcance de todos, la escritora (autora también de ”Cuando l@s niñ@s no vienen de París”) evidencia en este libro, que en el proceso de aprendizaje intervienen dos elementos: el que aprende y el que enseña.. 

“Supuestamente el papel del docente es facilitar el aprendizaje, con lo cual puede concluirse que si no hay aprendizaje, no ha habido enseñanza. 
Sin embargo, la tarea educativa actual no se centra en enseñar ni en aprender sino en evaluar. Y evaluar es importante pero debería servir sólo como diagnóstico para ayudar a aprender.”

Es un libro dirigido sobre todo a los padres y madres  que estén dispuestos a ayudar a sus hijos en el -a veces difícil y asincrónico- proceso de aprendizaje a base de imaginación, creatividad y paciencia, dándo pautas para ayudar a nuestros hijos con tareas cotidianas, a  desarrollar habilidades como la memoria, la concentración o el razonamiento abstracto,(todas ellas tan necesarias )  mediante actividades sencillas y habituales, proponiendo  en el libro muchas de estas actividades - al alcance de todos- y los objetivos que se persiguen al realizarlas y ofreciendo recursos para encontrar muchas otras con direcciones de páginas web, películas, etc. Puntualizando que no se trata de que los padres nos convirtamos  en profesores de apoyo, sino que usemos actividades cotidianas de la familia (un paseo por el campo, por ejemplo) para ayudar al desarrollo de las habilidades cognitivas de nuestros hijos. Buscando sobre todo que el niño aprenda por el gusto de hacerlo y no por recibir recompensas, promoviendo así que nuestros hijos sientan que el aprender es divertido, no algo mecánico o memorístico sino fundamentalmente experimental.
Con este libro la autora nos recuerda que pese a que vivimos en una sociedad cuyo fin es llegar  a objetivos curriculares claros y marcados,  no debemos olvidar la importancia del camino para lograr la meta y que además de los objetivos es importante aprender con risas y juegos, disfrutando en el camino.
Con los recursos de “Aprender de otra forma es posible” Marga Muñiz Aguilar no solamente nos ayuda a entender procesos y problemas que pueden influir en las dificultades de nuestros hijos sino que nos enseña a ayudarles a aprender y nos ayuda a los padres a aprender cómo enseñarles.

Comentarios

  1. ;))) No escuché la charla de Elena... y me he quedado de piedra. Tanto a ella ( que se lo diré en persona) como a ti, muchas gracias.

    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Rosa tu libro me parece tan esclarecedor y tan necesario que creo que es bueno que lo conozcan cuantas más personas mejor. Un abrazo enorme y gracias a ti.

      Eliminar
  2. Compraré el libro en pdf pensando en las mujeres que con desesperación violentan el vinculo con su hijo o hija, deséame suerte en el compartir.Y por compartir ¡muchas Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por escribirme, A veces los niños nos desesperan, acaban con nuestra paciencia y nuestras estrategias, ojalá este libro ayude con sus estrategias a niños, a maestras y a madres y padres.Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…