Ir al contenido principal

Adopción, desarrollo y semillas de bambú


No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego.También es obvio que quien cultiva la tierra no se detiene impaciente frente a la semilla sembrada, y grita con todas sus fuerzas: ¡Crece, maldita sea!
Hay algo muy curioso que sucede con el bambú y que lo transforma en no apto para impacientes:
Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.
Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas ¡la planta de bambú crece más de 30 metros! ¡no está mal para ser básicamente tan sólo una hierba!

¿Tardó sólo seis semanas crecer?

No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.
Durante los primeros siete años de aparente inactividad, el bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratamos de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.
Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Hay que  entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo.Y esto puede ser extremadamente frustrante.

Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice.

 El triunfo es  un proceso que lleva tiempo y dedicación, un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros.Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia. 


Hijos y adopción:


El proceso anterior a la adopción es muy parecido a la semilla del bambú, largos años de espera, cuidando  cada paso, vigilando cada movimiento burocrático, recogiendo información, desechando las malas hierbas de quienes pretendían desanimarnos y por fin y de repente todo se desencadena en unas semanas hasta que nuestros hijos llegan a casa. 
Pero también se parece al camino postadoptivo. 
Nos preocupamos porque no vemos avances en el crecimiento o desarrollo de nuestros hijos y hasta perdemos la fe cuando los resultados  de terapias o de maduración no se dan en el plazo que esperábamos. 

La enseñanza que nos trasmite el bambú japonés es la de tratar de recuperar la espera,  la perseverancia,  la aceptación, tan fuerte, firme y constante como la que tuvimos para conseguir llegar al otro lado del hilo rojo...
Si no conseguimos lo que anhelamos,Cuando creamos que nuestros hijos no avanzan, no hay que desesperar porque quizá nuestros hijos, sólo están echando raíces.




Gracias a Rosa García Payo por compartir esta historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La capacidad de amar

Lunes por la mañanaconversaciones de desayuno.
-Mamá eres la mejor madre del mundo…. Incluyendo a mi madre biológica.Primero te quiero a ti y luego a ella… Y yo le explico que esto no es un podio o una carrera, que no hay que dar puestos ni conquistar medallas. -Pero yo te quiero más a ti –me dice-. Entonces le lanzo la pregunta trampa: -         - ¿A quién quieres más a papá o a mamá? -          -.... ¡Eso no se pregunta!(Ahí le he dado) -          -Si quiero hasta mil os quiero quinientos a cada uno – me dice tras un rato en silencio.Y  añade al momento-Pero si os quiero tanto no me va a quedar  suficiente para querer a X.
Y yo le explico que no es así, que la capacidad de amar es la que uno tiene para querer, que no resta, ni divide, que si uno tiene una capacidad de amar de mil, será capaz de amar mil a su padre, a su madre biológica, a mí a su hermana y por supuesto a su amada X. Parece que se ha quedado más tranquilo.
No soy una santa, por supuesto que una parte de mí se sentiría alg…

ASOCIACIÓN NACIONAL DE DONANTES DE CUERPO A LA CIENCIA : un doloroso fraude

Mi hermano era una persona especial, con 37 años  le diagnosticaron un cáncer raro,  con un muy mal pronóstico. Le operaron y trataron con infinitas sesiones de quimioterapia intravenosa. Pero todo tratamiento resultó en vano, la rara etiología del cáncer que le tocó, resultó un fiasco para la medicina. Y cuando los médicos le dijeron que no podían hacer nada más por él, él buscó una manera de que todo aquel sufrimiento y lucha sirviera para algo, sirviera para alguien: vida después de la vida. Era una persona generosa y así cuando ya nada se podía hacer para curarle, decidió que donaría su cuerpo a la ciencia, para que si alguien más lo padeciera sirviera su muerte para salvarle, o al menos para que los científicos pudieran estudiar sobre lo que no pudieron remediar. Para ello se dirigió donde cualquiera que quisiera buscar información se dirigiría: a internet. La cesión de su cuerpo fue a través de la página web:                   



http://www.asociaciondonantesdecuerpo.es/

Esta página p…

LA HISTORIA DE ERNESTO

Autor: MERCE COMPANY Editorial: SM ISBN:84-348-1929-5 AÑO: 1986 1ª edición (yo tengo la 25ª)

La historia esta bien desarrollada y bien planteada transcurre a lo largo de un día: el quinto aniversario de la llegada de Ernesto. Sus padres y él lo celebran todos los años. Ernesto es un niño adoptado de seis años y cada aniversario pide que le vuelvan a contar los detalles de todo lo hicieron sus padres para adoptarlo. Le cuentan por qué sus padres biológicos no pudieron criarlo, por qué ellos lo adoptaron y qué es lo que significa ser padres. El niño cada año pregunta cosas nuevas y los padres le dicen la verdad en la medida que es capaz de comprenderla. Este año lo celebran, además, con un regalo muy especial: le regalan una gatita a la cual Ernesto decide adoptar.
La salvedad que para mi tiene este libro y que me parece injustificable es cómo alguien que parece conocer el mundo de la adopción tan bien, permite que en su contraportada, en la 25 edición (no ya en las primeras) en la reseña …