Ir al contenido principal

Buenas vibraciones


Y la espiral en cada cosa 
su vibración difunde en giros: 
el movimiento no reposa.
(Del poema Espiral de Octavio Paz)


Hace unos días me encontré con la grata sorpresa de que nuestro blog era recomendado en una web de esas que son fundamentales para quien quiera saber de afectividad, educación y de infancia, en un post dedicado Al otro lado del hilo rojo por Pepa Horno, una profesional a la que sigo hace muchos años y que considero una de mis maestras en educación, en estrategias, en supervivencia...
Y digo "nuestro blog" porque pienso que este sitio está hecho por todas las familias que  lo componen ayudando  a  elaborarlo con sus cartas, con sus comentarios y aunque no escriban o comenten,  también por aquellas personas que lo leen y lo siguen- que es otra manera de apoyarlo-.(Gracias)

La web es la  de  Espirales, consultoría de infancia; que desde allí públicamente  animen a seguirnos y  respalden nuestro trabajo 2.0 es como una inyección de vitaminas para el ánimo, un buclecito más de la propia espiral del desarrollo de este blog,  que tiene su razón de existir compartiendo vivencias  e información desde que tomamos la decisión de formar una familia, escogimos la adopción como manera de construirla y necesitamos de toda la ayuda y la información para poder afrontar la crianza y educación de nuestros dos hijos y aunque me daba cierto pudor el compartir esas palabras aquí, he pensado que no es sólo a mí o a este blog al que Pepa Horno se refiere con esas frases de aliento que saben tan bien, sino que son para quienes me ayudáis en este camino, como lo hacía Pepa con sus libros, con sus escritos, y ahora con su reconocimiento.

Gracias a Pepa de todo corazón.



http://www.espiralesci.es/

Blog “Al otro lado del hilo rojo”
10 septiembre 2014
Etiquetas: adopción, afectividad, blogs, padres y madres, páginas web, protección, sensibilización

Los servicios de postadopción que pueden brindar acompañamiento y apoyo a las familias adoptivas, una vez se ha realizado la adopción, es una de los puntos más débiles de nuestro sistema de protección. Las familias afrontan el reto de amar y criar a un niño o niña que viene con una historia y unas características que no se descubren de verdad hasta que no empieza la convivencia. Y es ahí donde las intuiciones deberían estar más presentes si cabe.

Mientras ese apoyo institucional se da o no se da, lo que sí han surgido en los últimos años son espacios en la red de mucho valor, promovidos por familias adoptivas. Dentro de estos espacios, y en la línea que seguimos en Espirales CI de difundir y generar red con aquellos blogs que nosotros mismos seguimos y que son un referente técnico para nosotros como profesionales en los distintos temas en los que trabajamos, queremos difundir el blog “Al otro lado del hilo rojo”.

Mercedes Moya lleva tiempo alimentando de recursos técnicos, reflexiones y testimonios personales, enlaces de interés y cuestionamientos diáfanos su blog “Al otro lado del hilo rojo”, convirtiéndolo en un referente para las familias adoptivas. Un lugar donde se combinan sabiamente los recursos técnicos, los cuestionamientos sobre las distintas lineas de intervención que se realizan con los niños y niñas que son adoptados y los testimonios personales o de otros que dan valor de realidad a mucho de lo que allí se cuenta.

Desde aquí felicitamos a su autora, la animamos a que siga manteniendo ese espacio y le damos las gracias por todo lo que nos aporta.

Pepa

Fuente (de agua fresca): http://www.espiralesci.es/blog-al-otro-lado-del-hilo-rojo/#sthash.WgB4yhJN.dpuf

Comentarios

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…