Ir al contenido principal

Encopresis."Me hago" donde no debo o no "me hago" ni cuando debo.

Trastornos de evacuación: encopresis.

A partir de cuatro años los niños deberían tener un control sobre sus esfinteres, esto es relativo porque cada niño tienen su tempo. Muchos niños siguen mojando la cama pasada esta edad (los supermercados tienen pañales para niños "mayores") y hay algunos niños que  se ensucian en  lugares y momentos poco adecuados o al revés que se niegan a ir al baño...

Los problemas de control de esfínteres son muy preocupantes para los padres y pueden ocasionar tensión familiar. Aprender a ir al baño en el momento oportuno no es cosa fácil pero en ocasiones no hacerlo responde a algún problema. 




La identificación y el tratamiento adecuado de un trastorno de evacuación del niño pueden ayudar a los padres a evitar desacuerdos constantes y a prevenir problemas emocionales o de conducta. 
Son muchos los factores que interactúan en la aparición de los trastornos de evacuación: el control de la orina y de los intestinos se ve afectado por el nivel de maduración del niño, su desarrollo, sus experiencias vitales, las costumbres culturales y/o la dinámica de las relaciones entre padres e hijos. 

Los trastornos de evacuación se denominan encopresis .

Existen dos tipos de encopresis. 
Cuando va asociada a estreñimiento se denomina encopresis retentiva y cuando no se asocia a estreñimiento se denomina encopresis no retentiva.

Encopresis retentiva 

Está asociada a estreñimiento. El estreñimiento con o sin encopresis es un problema muy frecuente en el niño. El 95% de los casos de estreñimiento son de origen idiopático y no existe un único mecanismo responsable del estreñimiento funcional, pueden influir varios factores como constitucionales y hereditarios, psicológicos, educacionales, dolor a la defecación y factores dietéticos. Las causas orgánicas de estreñimiento incluyen trastornos neurológicos, endocrinos y metabólicos.

Hay que tener en cuenta  por ejemplo que un niño muy ansioso o hiperactivo puede "no encontrar momento" para ir a defecar, provocándose una retención de heces que ponga en marcha todo el trastorno.

Encopresis no retentiva

Cursa sin estreñimiento. Las heces suelen ser de consistencia normal. Sobre las ropas hacen todo o parte de la deposición.
Podemos encontrarla:
- En niños deficientemente cuidados y atendidos en sus primeros años de vida, que no han sido educados en el control de los esfínteres.
- En niños escolares pudiéndose asociar a alteraciones en el aprendizaje.
- En niños con retraso mental moderado y grave, que pueden no alcanzar nunca el control de la defecación.
Los niños con formas agresivas de encopresis pueden ser  retentivo o no, éstos pueden utilizan de forma intencionada las deposiciones como instrumento hostil dirigido a cuidadores, padres o educadores, se asocia a conducta oposicionista y desafiante.


El control de esfínteres en niños está relacionado con la maduración nerviosa, por lo que su alcance va a variar en cada niño. Como edad orientativa, a los cuatro años por norma general debería existir ese control (de día y de noche)






Para Más información:

http://psicopatocognitiva.files.wordpress.com/2012/02/actualizacion-en-encopresis.pdf


http://www.estimulosadecuados.com.ar/enc.htm

http://www.planetamama.com.ar/nota/encopresis-en-los-ni%C3%B1os?page=0,1

http://es.familydoctor.org/familydoctor/es/kids/toileting/stool-soiling-and-constipation-in-children.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…